El Castillo de Huélamo

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
El castillo de Huélamo

Hoy en los Cuadernos de un Geógrafo viajaremos hasta el alto Júcar para visitar una población conquense digna de admirar.

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
La vega del río Júcar a su paso por Huélamo

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Tonos otoñales

Estamos hablando de Huélamo y de su castillo. El castillo de Huélamo.

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Huélamo protegida por su fortaleza

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
En este cerro testigo están los restos de la fortaleza

El origen de esta población se pierde en los albores de nuestra civilización, estamos en una zona de frontera, una vía de comunicación que desde los albores de la humanidad ha conectado la Sierra de Albarracín con la Serranía de Cuenca.

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Huélamo

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Hermosa localidad a los pies de la Sierra de Valdemeca

Muestra de ello, es que en esta zona encontramos algunos de los poblamientos más antiguos de toda la provincia. Existen vestigios de la edad del bronce (hace unos 5000 años), en la covacha de las Grajas, cerca del arroyo Almagrero.

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Restos del castillo

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Más restos de la fortaleza

Pero que se sabe ciertamente del origen de Huélamo.

Sabemos que seguramente Huélamo viene del árabe Hism Wada Olmu, que vendría a significar “castillo del río de los álamos”.

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
La vega del Júcar

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Otoño serrano


DOMINIO MUSULMÁN


En época musulmana, será la dinastía de los Beni Dilnum los que controlaron este territorio al cual denominaran Santavería.

Ya es a principios del siglo X (908) que Yamya primogénito de Musa se confirma como señor de Walmo, actual Huélamo.

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Huélamo

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Localidad conocida por sus fachadas blancas

En esa época la fortaleza de Huélamo era de vital importancia,  pues junto a Úcles y Huete era parte del sistema defensivo árabe

El Castillo de Huélamo defendía un paso con un gran valor militar, pues por ahí pasa el barranco del Judío, que es parte del camino de Albarracín.

Y era uno de los pasos naturales de las huestes cristianas en una posible invasión de las tierras árabes.

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
La iglesia y la plaza de toros

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Seguimos ascendiendo a los restos del castillo

En esa época Huélamo estaba gobernado por un reyezuelo llamado Abe Hayyan descrito en las crónicas de la época como “un tipo valiente y temerario, sanguinario y magnánimo, respetado, temido y astuto”.

Dicho gobernante se rebeló como otros de su época ante el poder central mahometano, pero acabó siendo sometido por el mismísimo Abderraman III.

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Ya llegamos

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
El valle del río Júcar en dirección norte, hacia Tragacete

Huélamo era considerado un “puerto seco”, una zona de aduanas donde se cobraran impuestos al cristiano reino de Aragón. Cabe decir que el mojón fronterizo estaba solo a legua y media. Lo que viene a ser entre 6 - 10 km del propio castillo.

Como podéis ver, su importancia era clave.

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Hay multitud de paneles informativos

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
El aljibe del castillo

ÉPOCA CRISTIANA


Esta fortaleza musulmana y su territorio aledaño fueron conquistados por las tropas de Alfonso VIII de Castilla “el de Las Navas o el Noble”, pasando a manos de la Orden de Santiago.

Tal y como dicen las crónicas : “Fuero”. “Tiene un castillo hermoso, más fuerte que una peña alta y las paredes de calicanto con un aljibe en lo más alto de la peña, que es lo que mejor tiene el castillo”.

En esa época la encomienda de la villa de Huélamo tenía, portazgo, escribanía, horno, sierra de agua, molino, batan y rentas de sal y dinero.

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Otoño en la Serranía de Cuenca

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Tonos pastel por doquier

Ya en el año de 1554, el señorío pasa de la Corona a manos de D. Diego de Zúñiga y Fonseca para fundar un mayorazgo a favor de su hija doña Inés.

GUERRA DE LA INDEPENDENCIA


Durante la guerra de la independencia (guerras napoleónicas) el castillo y el propio Huélamo es devastado. Produciéndose la perdida de gran parte de sus infraestructuras.

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Imponentes cordeles montañosos

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Huélamo

GUERRAS CARLISTAS

Huélamo así como gran parte de la Serranía de Cuenca se ven afectadas por esta sucesión de guerras civiles del XIX.

GUERRA CIVIL

Durante la guerra civil española (1936 – 1936), Huélamo llega a ser evacuado ante la cercanía del frente.

POSGUERRA

Estas montañas fueron testigo de una intensa actividad guerrillera durante los años de posguerra.

HIJOS ILUSTRES DE HUÉLAMO

Encontramos una serie de hijos ilustres de esta localidad conquense, tales como:
Don Julián Romero, Maestre de Campo inmortalizado por El Greco.

Don Isidoro Caja de la Jara, declarado por Felipe II para ser el Obispo de Mondoñedo.

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
En el cerro testigo de Huélamo

CERRO TESTIGO DE HUÉLAMO


Huélamo esta levantado sobre un edificio de rocas sedimentarias calcáreas (dolomías). Estas montañas aisladas del entorno existen porque son más resistentes que las de alrededor, y resisten mejor al paso de los años, apareciendo como montañas aisladas.

Ejemplos similares los encontramos en Cañete o Valdemoro Sierra. Son lugares perfectos para buscar un abrigo natural y a la vez son grandes observatorios del territorio.

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Panel informativo

Las tierras de color ocre tienen su origen en el alto contenido de metales. Dichas rocas se formaron en mares pocos profundos como gran parte de la región, durante el Triásico Medio (245 – 228 millones de años aproximadamente) en el mar de Tethis. Posteriormente la orogenia alpina elevo y fracturo estas rocas dando lugar a su actual configuración.

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Aquí podemos ver el mismo campo de visión que en el panel informativo anterior

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Y ahora con un poco de "zoom"

EL RÍO JÚCAR

Es imposible entender Huélamo sin tener en cuenta su vega, ya que sus tierras están bañadas por un joven río Júcar. El cual nace pocos kilómetros aguas arriba, en la localidad de Tragacete.

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
El río Júcar

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Otoño en la Serranía de Cuenca

Como despedida os dejo una imagen de Huélamo y su Castillo desde el fondo de valle.

El Castillo de Huélamo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Huélamo y su fortaleza


Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya, “El Geógrafo”¡¡¡

Collado Bajo, en la Sierra de Valdemeca

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Collado Bajo


Hoy en los Cuadernos de un Geógrafo vamos a viajar a una de las sierras más impresionantes de toda la Serranía Conquense.

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
La Sierra de Valdemeca

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Un paraje mágico

Hoy vamos a ascender a la cima de la Sierra de Valdemeca, que con sus imponentes 1839 metros, se eleva como un faro en medio de la Serranía.

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Subimos por la cara este de la Sierra, desde el termino municipal de la Huerta del marquesado

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Rodeados de algunas de las masas forestales más importante de la península

Poco a poco iremos ascendiendo por su ladera este hasta llegar a su punto más alto. Momento en el cual alcanzaremos los 1839 m en un paraje llamado  Collado Bajo, en el término municipal de la Huerta del Marquesado.

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Vamos ascendiendo entre pinares

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
¿podéis identificar que especies de pinos son?

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Magia en estado puro

Es importante comentar, que Collado Bajo, también es conocido habitualmente como la Cumbre Blume.

La Sierra de Valdemeca


Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
La Sierra de Valdemeca

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
¿Qué se puede decir ante tal espectáculo?

La Sierra de Valdemeca es una de las grandes unidades geográficas que conforman la Serranía de Cuenca.

Es una de sus grandes unidades morfoestructurales, sin la cual no podríamos entender la Serranía como la entendemos.

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Valdemeca

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Cuenca y sus bosques

Sus bosques, su fauna, sus ríos, sus valles y sus abruptas laderas. Todos estos elementos y más, son los que dotan de personalidad a los pueblos que desde que el mundo es mundo han habitado en esta zona de la península.

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
El Portillo Hermoso (1826 m)

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Seguimos subiendo a esta pequeña cima (el Portillo Hermoso), gemela de la de Collado Bajo (1839 m)

Estoy convencido de que, cuando la gente habla de sus pueblos en la Serranía, nunca se olvida de sus paisajes. Paisajes que lo han visto nacer y crecer.

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
El paraje es imponente

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
La madre naturaleza

Geográficamente, estamos hablando de una sierra con una orientación Norte – Sur de unos 20 km de longitud, por unos 6-7 km de anchura (aproximadamente). Dicha sierra posee en su parte central un cordel montañoso muy espectacular.

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Collado bajo al fondo fotografiado desde el Portillo Hermoso

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
El valle de Valdemeca

La vertiente oeste de la sierra de Valdemeca es de mayor longitud y con una menor inclinación que la vertiente este.

Por otro lado, la vertiente este posee una mayor caída y es más abrupta.

Esta es una característica típica de muchas de las montañas de esta zona de la Serranía.

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Cuervos

La razón por la cual la ladera este es más abrupta, se debe al proceso que elevo estas  tierras entre 1000 y 1500 metros.

Estas montañas se elevaron durante la Orogenia Alpina. Durante dicho fase geológica, se produjo un proceso de compresión que elevo estas montañas hasta los cielos.

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Collado Bajo al fondo

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
La Sierra de Valdemeca

Posteriormente se produjo un proceso opuesto de distensión, que provoco la ruptura de las montañas mediante un proceso de separación.

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
La vertiente oeste de la Sierra de Valdemeca

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
La vertiente oeste
En este caso la ruptura se produjo en la vertiente este (en la Sierra de Valdemeca). Por ello la vertiente oeste tiene una subida más suave, mientras que el este es más abrupta. Pues es donde la roca madre se desgajo.

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
La vertiente este  de la Sierra de Valdemeca

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
La vertiente este de la Sierra de Valdemeca

Para que os hagáis una idea. Es como si cogéis un pan de molde y presionáis por los laterales, eso sería la orogenia alpina.

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Collado Bajo

Al presionar por los laterales, veréis que las rebanadas del centro se elevan, ese fue el fenómeno elevo estas montañas de la serranía.

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
La Sierra de Valdemeca fotografiada desde Collado Bajo (1839 m)

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
El valle de Valdemeca

Posteriormente, si dejáis de presionar el pan de molde la separación entre las rebanadas aumenta.

En ese momento las rebanadas serían las montañas, y los espacios que se aparecerán entre cada rebanada serían los valles o fosas tectónicas.

Un ejemplo seria el valle de tragacete por el que circula el río Júcar / Xúquer. El río serpentea por dicho valle pues es su zona natural de drenaje, pero a la vez que navega por sus tierras, le da forma como un escultor a sus obras. Pero el valle de tragacete no fue creado por el río Júcar, sino que es la salida natural de este.

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
La ladera oeste de la Sierra de Valdemeca

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Que paisaje...

Como anécdota comentar, que las montañas de la Serranía de Cuenca, ya han dejado de elevarse, y están en una fase de hundimiento. Esto se debe a que la Orogenia Alpina ya no ejerce presión sobre la Serranía de Cuenca, aunque si sobre otras zonas de la Península como los Pirineos.

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
¿Conocéis la función de los vértices geodésicos?

Esto hace que nuestras montañas, con el paso de miles de años vayan perdiendo altitud, aunque es inapreciable a la escala de la vida humana.

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
La Serranía de Cuenca

Otro detalle curioso, es que este proceso de formación explica también otro fenómeno característico de nuestra Serranía de Cuenca. El por qué es habitual que las cimas de la Serranía sean relativamente planas o redondeadas.

Pensad en el ejemplo de las rebanadas de pan de molde. Estas se elevan al presionar los laterales. Pero su corteza superior no se deforma, solo se eleva.

Eso sucedió con la Serranía de Cuenca, la tierra se elevó a los cielos entre 1000 y 1500 m. Pero su zona superior no se vio especialmente deformada, y de ahí sus suaves cimas.

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Serranía Mágica

Las vistas desde Collado Bajo

La cima de Collado Bajo o cumbre Blume poseen una de las mejores vistas de la Serranía de Cuenca. Debido a su localización (no tiene montañas de su misma altitud en las cercanías), y a su altitud (casi 1850 m) nos permite que en días de cielos claros podamos ver cientos de km en un radio de 360º.

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
El norte

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
El oeste


En un día claro, sin brumas y con la máxima distancia de visión posible. Podemos observar:
  • La Sierra de Madrid
  • La Mancha (Albacete)
  • La Manchuela (Cuenca)

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
El oeste

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
El este

Y por supuesto:
  • La Sierra de Albarracín
  • Los Montes Universales
  • El Alto Tajo (Cuenca y Guadalajara)
  • La Serranía Alta
  • La Serranía Media-Campichuelo y Serranía Baja
  • Javalambre
  • Penyagolosa, el Gegant de Pedra

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Collado Bajo

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
La Serranía Conquense


Pero a parte de esos también hay otras vistas más cercanas, tales como:

Valdemeca


Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
¿Veis Valdemeca?

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
¿y ahora?

Valdemoro Sierra


Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
¿Identificáis Valdemorro Sierra?

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
¿Lo veis ahora?

La vegetación


Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Helechos, pinos, musgo...

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
La umbría de la Sierra de Valdemeca

La vegetación la trataremos en otra ocasión, pero hemos de destacar que estamos en un piso bioclimático de la región mediterránea.

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Parece un lugar de fantasía

Especialmente interesante es el piso denominado oromediterráneo, que en este caso oscilaría entre los 1600 m y la cima de montaña.

Es algo apreciable a simple vista cuando empezamos a subir, especialmente llamativo si subimos por la vertiente este. Donde nos encontramos una de las grandes umbrías de la Serranía de Cuenca. 

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Una vegetación digna de una pelicula

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Faltan los dinosaurios entre la vegetación

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
El agua es vida...

Para terminar os dejo estas bonitas fotos de la umbría de la Sierra de Valdemeca, las cuales resumen el alma de esta sierra, espero que os guste.

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
Helechos...

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
La sierra de Valdemeca

Collado Bajo. Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya
El agua es vida

Esta entrada va dedicada a mi madre, Mari Carmen Moya Martinez.

Como no, también está dedicada a mi tío y maestro en la montaña, Paco Moya Martinez.

Y por último, a los Geofrikis Javi y Gonzalo


Autor: Miguel Alejandro Castillo Moya, “El Geógrafo”¡¡¡



Nota sobre el nombre de Collado Bajo:

El nombre de Collado Bajo viene de un error topográfico, que con el paso de los años se hizo oficial. En origen, Collado Bajo es el collado que queda entre el Portillo Hermoso y el Telégrafo. Telégrafo es la cima de la Sierra de valdemeca, la cual ahora es conocida como Collado Bajo.